Que me encontré…

Vaya buscando en la red, me encontré con algunos videos de mi anime favorita RANMA 1/2 y sin querer recordé mis tiempos en la vocacional que a lado de Pancho y Hanssel hablamos y nos divertiamos con las eventos chuscos de esta singular serie animada….. y recorde a mi amada Akane… jajajaja 
 
Ah como nos divertiamos al ver al maestro Hapossai y al sensacional Genma Saotome, y como olvidar a Ryoga y a P-chan…..
 
jajaj es genial esta serie si tiene la oportunidad no duden de ver algunos capítulos o la serie completa!!!!
 
No cabe duda que recordar es vivir….. Que tiempos aquellos…. Por cierto que habrá sido de ellos dos¡????
 
Aqui les dejo algunos videos…
 
 
    
 
 
    
 
 
 
 
  
 
 
 
Anuncios

Un Blog más de The Cure

Calaveras

Bueno siguiendo la tradición de las calaveras ahí van estas….
 
Para la Dirección de Contabilidad en SEGOB
 
En una noche fría y obscura de cierre
estaban los de contabilidad
Gritos y correderas se escuchaban por áquel extraño lugar
Mientras la gente decía, ¿a qué hora van a terminar?
 
Sorpreida por el alboroto,
la flaca se asomó con curiosidad
Y dijo, "ya no lo soporto más
y a estos contables me los voy a llevar".
 
Ahora estos personajes en la casa de la huesuda están.
Paty entre fiestas y bailes se divierte en el más allá,
Gracia con clases de cocina, lo disfruta mucho más.
Ángeles y Margarita como siempre, quejándose están,
Martín, como toda la vida repitiendo dice, !Pero me van a extrañar¡
Leo con sus clases de excel, no deja de estudiar
Los demás contables no paran de gozar.
Mientras en la DGPYP lloran y lloran sin cesar.
 
José Ángel
 
 
PARA MI PC MUERTA
 
La PC de José Ángel se alimentaba de información,
día tras día, su generoso dueño le daba su ración.
Oficios, balanzas, t´s de mayor,
todo lo necesario para una buena labor.
 
Pero llegó el día en que la calaca envidiosa,
se dio cuenta de tan bárbara acumulación, y dijo:
 
"A ésta me la llevo con toda su información"
 
Así murió la pobre PC de José Ángel,
Dejando al dueño triste y desolado.
 
No cabe duda, la máquina sabía demasiado.
 
Gracia Ramírez